Spring Flowers

Spring Flowers

Translate

miércoles, 24 de noviembre de 2010

LA PERCEPCIÓN DEL SUEÑO


Si algo he aprendido en estos casi 4 añitos que soy madre es que la frase: “qué poco he dormido hoy” es más subjetiva aún que decir “mi hijo es el más guapo del mundo”. El otro día una amiga mía decía estar cansadísima porque tenía insomnio y solo había dormido 6 horas, según ella no podía con su alma. No supe cómo ayudarla, no me salía, su percepción del sueño y el mío son totalmente distintos. Desde que soy madre no sé lo que es el insomnio y dormir 6 horas para mi es todo un lujo!
Todavía recuerdo esos domingos en los que me despertaba a las 11:00 de la mañana y me quedaba en la cama mientras miraba por la ventana, me abrazaba a mi chico (entonces todavía no era mi marido) que seguía durmiendo y reflexionaba sobre cosas trascendentales para mí en aquel momento como “¿Cómo serán nuestros hijos?”. Y es que, cómo me ha cambiado la vida desde que soy madre, aunque suene a topicazo.
Los primeros cambios los notas cuando estas de 8 meses y no consigues dormir toda la noche de un tirón. Te despiertas por una patadita o patadón en algún órgano interno (qué majo mi hijito…), o por la acidez de estómago (¿Dónde están mis Almax?) o porque necesitas ir al baño (¡urgentemente!). Dicen que la naturaleza es sabia y te prepara para lo que viene después…

Porque después viene la torta en la cara, 40 semanas deseando que nazca para verle y cuando lo tienes en los brazos resulta que no es tan idílico como te lo contaban, para nada. El dormir deja de ser algo que haces por la noche para convertirse en algo que haces cuando puedes, pasando de ser un placer a ser una necesidad que si no cubres te deja cansada, malhumorada y con la peor cara que te has visto delante del espejo en tu vida.
Reconozco que el primer mes es el peor, pero también estás de maternidad y tienes la posibilidad de echarte la siestecilla, una vez que vuelves al trabajo ya no hay nada que hacer, solo queda esperar a que con el tiempo el niño duerma toda la noche.
Y en ese punto estoy ahora, bueno en ese punto llevo un año, desde que empecé a trabajar.
Mi hijo el mayor siempre ha dormido muy bien, creo que fue una de las razones de animarme a tener el segundo tan rápido, me sentía con fuerzas para afrontarlo. Pero mi chiquitín es totalmente distinto a su hermano y por la noche se sigue despertando 3 y 4 veces…
Es increíble como el cuerpo se adapta a todo y a día de hoy si duermo 6 horas me siento genial, pero os juro que valoro más dormir 4 horas seguidas que 6 despertándome cada dos (cosa que hago normalmente).
Y eso, que la percepción del sueño es algo muy subjetivo, lo que para algunos es no dormir para otros puede ser la mejor noche que han pasado en el último mes. Y sé, que aunque mis niños se hagan mayores y pueda dormir todo lo que quiera, seré incapaz de despertarme a las 11:00 como hacía antes, pero no me importa, porque tendré más tiempo para hacer patchwork!

No hay comentarios: